Practicar la presencia de Jesús

La convivencia diaria con Cristo

8,68 $

Regala este producto

¿Crees que este producto es perfecto para un amigo o un ser querido? ¡Puedes comprar una tarjeta regalo para este artículo!

Jesucristo se despide de sus seguidores con una promesa sorprendente: «He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt. 28:20). Habla de una presencia personal constante, de un acompañamiento real en todos los lugares y todas las situaciones.

Esto es lo que distingue la fe cristiana de una ideología: no se trata de una lista de aspiraciones, sino de la presencia personal de un Salvador. El cristianismo también es mucho más que una disciplina: no se limita a un conjunto de prácticas autoimpuestas, como si de una dieta o una tabla de ejercicios se tratase, sino de una dulce comunión con un Amigo, un Padre, un Pastor, que realmente está allí. El cristiano no lanza sus oraciones al vacío, sino que éstas llegan a un oído dispuesto a prestar atención. No lee su Biblia en solitario, sino goza de la compañía de un Expositor paciente a su lado. No lucha solo con tentaciones, con necesidades, con los sinsabores de la vida, como si remara contra viento y marea abandonado a su suerte, sino hay Otro que le toma de la mano para andar sobre las olas en plena tempestad.

¿Cómo aprende el cristiano a contar con esta presencia de Jesús en su vida? ¿Cómo sintoniza su corazón –en medio de su actividad diaria, su vida familiar, sus quehaceres laborales y su comunión eclesial– con esta gran realidad?

 

ÍNDICE

Introducción

01 Jesús, el centro de nuestra vida (Jn. 15:1-17)

02 Jesús, cimiento estable en tiempos de crisis (Mr. 4:35-41)

03 Jesús, la luz del mundo (Jn. 1:1-13)

04 Jesús y las necesidades humanas (Lc. 9:10-17)

05 Jesús y la gran comisión (Jn. 21: 15-19)

06 Jesús y los jóvenes (Mt. 19: 16-26)

Peso 168 g
Dimensiones 13 × 0,58 × 19,5 cm
Páginas

Tipo de encuadernación

ISBN

Autor

Año de publicación